Posts tagged caza

Asociacion “Las nieves”, Navalcarnero

 


 A media tarde una furgoneta destartalada llegó a nuestro albergue. Un hombre de paupérrimo aspecto nos dijo que le habian regalado un galgo, pero que no servía para nada y le daba pena matarlo, así que nos preguntaba si nosotros podriamos hacer algo con él. Le dijimos que por supuesto cuidaríamos de él y le buscaríamos una familia. En ese instante salió de la furgoneta un ser dificilmente calificable (siento decirlo pero no podria especificar si se trataba de un hombre o una mujer, delgado, casi famélico, largos cabellos grises que cubrian  casi todo su rostro y un aspecto aún más pobre que el del hombre) repitiendo constantemente:No sirve para nada, no sirve para nada.

Le dijimos que no importaba, que nosotros lo queríamos para compañía, pero con la mirada perdida y sin ningún tipo de emoción en su voz, seguía repitiendo: no sirve para nada, no sirve para nada.

Al momento bajó de la parte trasera de la furgoneta un galgo de un color indefinido entre el blanco sucio y el beige, con la cabeza agachada, tan delgado como las dos personas que había junto al él y rápidamente le cogí para entrar en el albergue. El hombre nos dió las gracias por cogerle pues él no quería matarle y le habían engañado. Su acompañante seguía con la monocorde retahila: no sirve para nada….

Ya en el interior del albergue, en la zona previa a la cuarentena, nos dimos cuenta del por qué del indefinido color del pobre galgo. Bajo su pelo se veían, miles, cientos de miles, diría millones de puntos negros. Al echarle el spray antiparasitario los puntos negros se pusieron en frenético movimiento. Miles, cientos de miles de pulgas bullían bajo su pelo. El pobre perro comenzó a rascarse con desesperación, pero por suerte en pocos segundos el suelo comenzó a teñirse con una lluvia negra y  él dejó de rascarse.

Le proporcionamos agua fresca y comida que devoró y ha quedado aislado a la espera de un reparador baño que le libere de la pobredumbre y miseria que presentaba su cuerpo.

No he podido dejar de recordar a las personas que le trajeron. Quizás me equivoque pero no parecían malas personas, solamente hijos de la pobreza, la ignorancia y la falta de cultura. También ellos necesitarian que alguien les liberara su cuerpo de la pobredumbre y miseria y sobre todo que alguien iluminara sus parcas mentes. 

Esto ha ocurrido a tan sólo 36 km. de Madrid y creo que estas personas no estarian escondidas en una lejana cueva, aunque por su aspecto lo parecían. La España más negra y profunda sigue existiendo y yo me pregunto cuando la querrán ver nuestros políticos y tomar medidas para que alguna vez seamos un país civilizado.

Si quieres adoptar Francisco ponte en contacto con la asociacion:
670 785 100
918 139 126 (contestador automático)
Anuncios

Comments (4) »